domingo, 18 de mayo de 2014

El laberinto del vino

Hay muchas razones para visitar Aranda de Duero, esta pequeña ciudad donde se concentra una porción de la cultura castellana.

Por las calles de esta ciudad, el visitante, mientras pasea por el centro, puede disfrutar de tesoros como el Museo Casa de las Bolas, La Iglesia de Santa María La Real y el Museo Sacro Iglesia de San Juan, todo mezclado con un recorrido por el río Duero y una fantástica gastronomía.

Santa Maria La Real - Aranda

Pero quizá lo más impactante, cuando el visitante recorre Aranda, lo tenga bajo los pies, puesto que todo el centro de la ciudad se encuentra agujereado formando una red de bodegas subterráneas excavadas entre los siglos XII y XVIII, cuyo fin era la elaboración del vino.

La ciudad se haya totalmente comunicada bajo el suelo, a lo largo de todo el centro histórico, por un fantástico laberinto de bodegas subterráneas medievales en las que siempre se mantiene una humedad y una temperatura excelentes para la elaboración de un buen caldo.

Bodega La Navarra
Debido a que hoy en día, la elaboración del vino se realiza en las bodegas al exterior, los visitantes de Aranda tienen la gran oportunidad de poder bajar y disfrutar de estas joyas subterráneas.

Gastronomía, vino, cultura, historia y naturaleza. Aranda de Duero bien vale una escapada!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada